Las funciones ejecutivas comprenden una serie de procesos de orden superior que gobiernan la acción hacia un objetivo. Este conjunto de procesos se encuentran implicados en la resolución de situaciones novedosas, y que nos permiten actuar de una manera flexible en entornos cambiantes, basándonos en la anticipación y la predicción para reducir la incertidumbre del entorno en favor de nuestra adaptación biológica, personal y social. Las funciones ejecutivas son las habilidades necesarias para tener éxito en la vida, por lo que se han convertido en un elemento esencial del aprendizaje.